Simplificar, no distorsionar: El origen del Sistema Solar.

Estábamos cenando cuando mi hijo me preguntó “¿Sabes cómo se formó la Tierra?” Pensé que probablemente había oído/visto alguna explicación en algún cómic o en alguna serie de tv. “¿Cómo?”  le pregunté; qué por otra parte es como casi siempre suelo contestar a ese tipo de preguntas.

Dado que no me acababa de gustar lo que estaba oyendo como respuesta y antes de lanzarme a un jardín lleno de rosas con muchas espinas, teniendo en cuenta la edad de la criatura, decidí hacer una breve revisión de mis conocimientos cosmológicos; en particular lo concerniente a la Cosmología en su vertiente científica.

A la hora de tratar de explicar ciertas cuestiones a los peques, debemos tener presente que sólo deberíamos realizar un esbozo, un croquis simplificado de la cuestión; dejando que su curiosidad sea la guía posterior. Pero si intentamos realizar un croquis de un calamar, intentemos que no parezca una lechuza.

Para hacer estos esbozos, debemos de tener claro, o relativamente claro, el paisaje total para no caer en distorsiones que van a crear, en los niños y niñas, imágenes que igual en un futuro van a ser difíciles de reconducir (¡cuánto daño puede hacer una simplificación mla hecha!).

Tratemos de informarnos, en la medida de nuestras posibilidades para afrontar las preguntas que su curiosidad nos pueda llevar a tener que responder.

Tratemos de eliminar prejuicios y falsas imágenes que pueden interferir en nuestra visión de los asuntos.

Quizá para empezar sea bueno tener una imagen de lo que en tiempo supone los hechos a los que nos referimos:

El origen del Sistema Solar se puede encuadrar hace unos 4.570 millones de años (aprox. 9.130 millones de años después del Big Bang)

Linea de tiempo del Universo - WMAP - NASA

Linea de tiempo del Universo – WMAP – NASA

¡Empezamos bien! ¿Se hacen una idea de esas cifras? Dejemos que el maestro Carl Sagan nos eche una mano con su Calendario Cósmico

Púes bien, unos 4.750 millones de años hace que nos encontrábamos con una especie de sopa gaseosa (principalmente hidrógeno y helio) en la que “flotaba” un polvo constituido por el resto de elementos químicos más pesados, provenientes de estrellas extinguidas. Esta nebulosa que gira, comienza a condensar materia hacia su centro, lo que incrementa la fuerza de gravedad hacia dicho lugar, atrayendo por tanto más materia. Se está formando una esfera ardiente de gas: el protosol .

El protosol gira y sigue atrayendo materia, con lo que sigue aumentando la fuerza de gravedad, lo que da lugar a una disminución de su tamaño, hasta un cierto límite y a una velocidad de rotación máxima: recuerden a un patinador que gira sobre sí mismo con los brazos extendidos. ¿Qué ocurre cuando comienza a acercarlos hacia el cuerpo? Que aumenta su velocidad de giro ( y después decrece por efecto de la fuerzas de rozamiento, que no existían en nuestro Universo Primigenio)

Tenemos púes el siguiente panorama : el protosol girando, formado por la práctica totalidad de la masa que contenía la nebulosa, y a su alrededor gira material (disco protoplanetario) que, en un equilibrio de fuerzas, ni se mueve hacía el centro de gravedad de la nebulosa, ni es “expulsado” por la fuerza centrífuga (esa que puede hacer que un vehículo se salga por el exterior de una curva).

Unos 10 millones de años tardará el protosol en alcanzar temperaturas que inicien reacciones nucleares de fusión en las que el hidrógeno será el combustible, y en las que se libera gran cantidad de energía en forma de calor.

La acción conjunta de la fuerza de la gravedad y la diferencia de temperatura entre el protosol y el borde exterior del disco protoplanetario hace que se vayan diferencian zonas en las que tras largos procesos de aglutimeración de la materia sólida, de colisiones de estas aglomeraciones con otras similares, se vayan configurando protoplanetas,   que finalmente darán lugar a la configuración que hoy muestra nuestro Sistema Solar.

Anuncios

3 pensamientos en “Simplificar, no distorsionar: El origen del Sistema Solar.

  1. Pingback: Simplificar, no distorsionar: El origen del Sistema Solar. | ¿Nos ayudamos? « 3palmeras

  2. Pingback: Simplificar, no distorsionar: El origen del Sistema Solar. | @pepejavier

  3. Pingback: Simplificar, no distorsionar: El origen del Sistema Solar. | Cajón de sastre | Scoop.it

Comentarios y aportaciones:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s